domingo, 5 de marzo de 2017

RESTAURACIÓN DE UNA CÓMODA IMPERIO FRANCÉS

¿Te ha gustado? ¡Compártelo ahora!

Esta cómoda Fernandina está chapada en madera de caoba.
Presenta numerosas patologías que veremos a continuación.


Los tres cajones inferiores llegaron en proceso de restauración, venían limpios de barnices oxidados, desinsectados, con los orificios de carcoma tapados, con injertos y masillados ya realizados, así como también con algunas pasadas de gomalaca

No obstante, lo que presenta más patologías es el cuerpo de la cómoda.





Aquí veremos algunas de esas patologías







Importante ataque de carcoma, pérdidas volumétricas, grietas, abundantes pérdidas en la chapa de madera de caoba, golpes, levantamientos...

Los metales presentan suciedad y oxidación.




Como siempre, lo primero que hacemos es desinsección preventiva y curativa de toda la pieza, incluidos los cajones.
Tras tres desinsecciones y algunos meses embolsada y aislada, comenzamos con la valoración de daños y tras esta, la limpieza. Los barnices oxidados se retiran bastante bien con los disolventes elegidos.
Los metales se limpian con ácidos y se neutralizan.


Los 3 cajones inferiores, al haber sido intervenidos con anterioridad, no necesitan de una limpieza tan importante.


En estas últimas imágenes podemos ver el color de la caoba en su estado natural, limpia de barnices.

Una vez acabado este proceso comenzamos con los injertos de chapa y la oclusión de orificios de carcoma. Como son muchos los faltantes de chapa, tenemos que hacerlos poco a poco y por zonas.





Es un trabajo lento y complicado, además a medida que vamos avanzando en la restauración, vamos encontrándonos con más patologías que estaban ocultas.
Como ya he dicho anteriormente, vamos trabajando la pieza por zonas. Los laterales (ambos) tienen grietas pasantes de arriba abajo y de una anchura considerable. Las chuleteamos y masillamos.
Las grietas pequeñas las masillamos. Hacemos algunas reconstrucciones volumétricas y numerosos injertos de chapa de caoba en ambos lados.
Aquí vemos algunas imágenes del proceso.

Chuleteos y masillados




Injertos





 El bajo estaba muy afectado por la carcoma, tuvimos que masillar todos los orificios


También hubo que arreglar y afianzar alguna de las tablas de la base, que estaban sujetas mediante tornillos (como en otras muchas partes de la cómoda)

La trasera no estaba menos afectada que el resto. También muchas de sus partes sujetas por tornillos, que sustituimos por mechones de madera. Piezas desencoladas. Los faltantes volumétricos, tras consolidar, se reconstruyeron con masillas de dos componentes y con injertos de madera según necesidad en cada caso.




El frontal presentaba un gran ataque de carcoma que se centraba especialmente en las columnas y detrás de estas.
Los travesaños entre cajones presentaban faltantes de chapa, unos se solucionaron mediante injertos y otros con masilla de dos componentes, según valoramos en cada caso.


Y de momento aquí nos quedamos, me estoy dando cuenta de que no tengo fotos buenas y en estas no se aprecia el alcance real de la afectación de la pieza ni la evolución del trabajo realizado.

Lo próximo que subiré serán las patas, las delanteras presentan bastantes patologías, pero en las traseras nos encontramos con una sorpresa realmente inesperada.

Tal y como ya comenté anteriormente le toca el turno a las patas, las delanteras no están en tan mal estado, no obstante le faltan volúmenes que hay que reconstruir, pero mejor lo vemos en las imágenes.

Injertos de madera y chapados correspondientes en caoba
masillados


Reconstrucciones volumétricas
La patas delanteras en su día tenían un adorno que en su mayoría habían perdido, decidimos reconstruirlo


Las patas traseras son las que estaban en peor estado, según miramos la cómoda, la de la derecha, presenta una pérdida de volumen, así como pérdida de chapa en algunas zonas.
La reconstruimos con masilla de dos componentes y reponemos el faltante de chapa
En la parte posterior podemos ver un gran tornillo con su tuerca que decidimos mantener, no obstante reconstruimos y chapamos.
La otra pata presenta un refuerzo en la trasera que decidimos mantener. En un principio, consolidamos dado el mal estado de esa pata y decidimos reforzarla, pero al hacerlo, se desprende, ya que estaba sujeta gracias al refuerzo añadido en la parte posterior.
Decidimos sustituirla construyendo una nueva pata.
Podéis verlo todo en las imágenes




Ya la tenemos casi reconstruida, solo falta dar un oco más de volumen
En la cuarta imagen de este grupo, podemos ver los tornillos de los que hablé antes.

La cuarta pata, la más dañada









Todo el trabajo de reconstrucción ya está realizado, Comenzamos entonces a realizar reintegraciones cromáticas y barnizados.
Será en breve

No hay comentarios:

Publicar un comentario