domingo, 24 de marzo de 2013

ELIMINAR ACABADOS DETERIORADOS I

¿Te ha gustado? ¡Compártelo ahora!

 http://4.bp.blogspot.com/-wJIJ2NX8yjo/TycvVF9KneI/AAAAAAAAAW8/e-QoC7sg_hk/s1600/IMGP1662.JPG



Para poder eliminar el acabado en un mueble, lo primero que tenemos que conocer es el tipo de acabado del que se trata, esto lo determinaremos mediante análisis previos, haciendo catas en lugares poco visibles.
Una vez conocida su naturaleza, actuaremos unas veces regenerándolo, otras eliminándolo.
Siempre que sea posible, se ha de conservar un acabado antiguo, ya que al retirarlo, disminuimos el valor de la pieza de manera considerable, llegándo incluso hasta un 70%  menos de su valor.




Si decidimos retirar un acabado antiguo deteriorado, este proceso lo haremos de la manera menos agresiva posible para el mueble.

Cuando ya conocemos el tipo de acabado en cuestión, actuaremos retirándolo con el disolvente correspondiente para cada caso. Así pues, no podremos usar el mismo disolvente para retirar una cera que una gomalaca, un poliuretano, una laca nitrocelulósica, etc.

En algunos casos podremos usar mezclas de diferentes disolventes para potenciar más su poder de disolución.
Evidentemente el uso de disolventes será un proceso más lento y laborioso, así como también el menos agresivo para la madera y para el restaurador.
Los disolventes más utilizados son: alcohol etílico y metílico, acetona, white spirit, esencia de trementina...

El los casos en los que los disolventes no son suficientes dada la naturaleza del acabado, tendremos que recurrir a los decapantes industriales o quitapinturas, que por supuesto son más tóxicos y agresivos, son menos volátiles y dejan la madera en crudo y que hay que usar con mucha precaución, ya que pueden producir daños irreversibles.
Algunos: Decapante líquido, decapante en gel, decapante nitrocelulósico...

Otra manera de retirar un acabado sería la utilización de medios mecánicos, este sistema elimina también todo el acabado y es bastante agresivo para la madera, ya que consiste en eliminar el acabado mediante instrumentos de corte o de abrasión. Suelen emplearse para zonas de dificil acceso con otros métodos, o cuando estos no son capaces de retirarlos.
Estos serían: Lijas, Bisturí, Pistolas de calor...

En todo caso, si no precisamos retirar el acabado porque este está en perfectas condiciones, siendo lo único suciedad superficial, también podemos recurrir al uso de jabones neutros específicos para limpieza de obras de arte, utilizándolos en disolución. Pero esto será para otra entrada









No hay comentarios:

Publicar un comentario